20 años de Los Redondos en el Patinodromo de Mar del Plata 19/6/1999

entrada_mardel_99_misa

Llevaba 20 años de vida y todavía no conocía el mar. Si bien no era algo que me quitaba el sueño (había otras cosas que me quitaban el sueño), si me hacía un poco de ruido cada vez que decía que aún no conocía el mar.

Hasta que llego aquel fin de semana del Día del Padre del 99, al tridente: Indio/Skay/Poli se les ocurrió tocar en el Patinódromo Municipal – Ciudad de Mar del Plata, también conocida como La Feliz… que no lo fue tanto, sobre todo por la represión policial que hubo antes, durante y luego del concierto…

Mi entrada al mundo itinerante de Los Redondos había arrancado un año atrás, en Villa María (Cba.) un 23 de mayo.  Luego llegaron para findes del 98 dos conciertos en el Estadio de Racing Club para presentar el recientemente disco  “El último Bondi a Finisterre”.

A pesar de que ese fin de semana era el Día del  Padre, nos fuimos igual, creo que ahí nuestros viejos empezar a entender lo que Los Redondos empezaba a significar para nosotros… por lo menos para mí era la primera vez que no iba a estar en casa para pasar el día con mi viejo y comer el clásico asado familiar. Si mal no recuerdo no le gustó mucho, los cumpleaños y ese tipo de días, más la navidad se pasaba en familia y en mi casa.

Debido es que ese día era tan especial no fuimos los suficientes concurrentes al viaje como para sacar una combi e ir todos juntos. Por eso 5 de los 8 que finalmente fuimos a Mar del Plata tuvimos que viajar en micro de línea: Gury, Lucas, Juanchi, Tonga y yo. Los otros 3 (Silvia, Ivan y Dany) viajaron el mismo día del show (19/6).

Y el resto de los que nos venían acompañando en los viajes prefirieron pasar el día con sus padres.

Ya en la Estación de Retiro al Gury se le ocurrió comprar alfajores Guaymallen para el viaje, salvo los de fruta el resto de los alfajores me los comí todos yo… tremendo grano en la cara me saldría al día siguiente.

descarga

El micro salió alrededor de las 23 hs del viernes 18 de junio, nunca viví algo igual arriba de un micro de línea, no porque íbamos tomando Fernet para amenizar el viaje, tampoco porque uno de los choferes nos proveía de bandejas de sándwich de miga a cada rato, él se hizo “amigo” nuestro porque: era joven como nosotros, le gustaban Los Redondos, y además era Cordobes, como los padres de Lucas y del Gury. Lo increíble del viaje fue cuando nos quedamos sin Coca-Cola para el Fernet… se lo comentamos al chofer que venía a cada rato a tomar con nosotros, y de repente vemos que el micro para en la ruta, allá al fondo había una estación de servicios… y vemos como el muchacho baja corriendo y minutos después vuelve a subir al micro con una Coca, para nosotros… y así pudimos seguir tomando Fernet el resto del viaje… im-pre-sio-nan-te!!!!

Llegamos a la ciudad de Mar del Plata alrededor de las 5 o 6 de la mañana. Juanchi tenía un dato sobre Santa Clara del Mar que íbamos a estar más tranquilos que Mar del Plata, debido a la cantidad de gente que se esperaba ese fin de semana para los dos show de  Los Redondos. La ida era parar el un camping, así fue que nos dispusimos a tomar un colectivo que nos lleve para Santa Clara. Una vez arriba del bondi, no habíamos hecho muchos kilómetros aún y a alguien se le ocurrió decir que había un camping… pensábamos que el camping quedaba cerca, y nos tiramos prácticamente del bondi, cruzamos la ruta y vimos un cartel que decía “CAMPING A 12 KILÓMETROS”… nuestra decepción fue total… ¿¿Quién iba a caminar 12 kilómetros??

Volvimos  a la ruta, los colectivos pasaban uno cada muerte de obispo. Nos acodamos en uno de los refugios para esperar a que pasara alguno y nos dimos cuenta que estábamos en “Playa Franca” aquella playa de Moria Casan, donde se hacían toples y se realiza el famoso “corte de corpiño”.

Como tardaba tanto en pasar los colectivos, con Lucas decidimos sacar nuestras bolsas de dormir y meternos adentro a esperar, el frio en La Feliz en invierno es terrible y al lado de la playa mucho más.  Hasta que finalmente el bondi que nos llevaba a Santa Clara llego y pudimos llegar a destino. Encontramos un supuesto camping a la entrada del pueblo, era más bien un amplio patio de una señora muy amable.

Mis habilidades con las carpas no eran las mejores, por eso cuando Juanchi me pidió que le dé una mano para armar la suya termine por desatarle las varillas que sostienen la carpa…

Una vez que ya dejamos listas las carpas, llegaba el momento que tanto estaba esperando… conocer el Mar. Si bien mientras viajábamos a Santa Clara pude verlo desde la ventanilla del colectivo, yo quería estar ahí cerca de inmensa cantidad de agua. Mis amigos me llevaron a la playa y me presentaron al mar, sin dudas el mar impone un respeto importante.

Volvimos al “camping”, y tras comer un terrible guiso, emprendimos el viaje hasta Mar del Plata a esperar la hora del show de Los Redondos. Nos subimos a un colectivos lleno de Ricoteros toda era una fiesta, hasta que llegando a las inmediaciones del Patinodromo vemos un coche que se estaba prendiendo fuego, gente corriendo por todos lados, piedrazos…

Bajamos y nos fuimos a hacer la cola para entrar, la policía no paraba de reprimir, parecía que estaban gozando, como diciendo “juventud” hay que matarlos.

Con el Gury decidimos salir de la fila para ir a buscar otra entrada, pero no había, la única entrada era esa, donde la gente trataba de resistir los palazos de la policía. También teníamos la información que el show iba a empezar puntualmente a las 20 hs.

De los 8 que éramos solo entramos 5. Lucas, juntos a Ivan y Silvia decidieron quedarse afuera. Los incidentes más graves se registraron en las intersecciones de las avenidas Independencia y Juan B. Justo. Y obviamente en la inmediaciones del Patinodromo.

Todo se agravó aún más cuando los acordes de “Queso Ruso” primer tema de la noche, empezaron a sonar y el clásico “Holaaaa” del Indio Solari. Más ansiosa se puso la gente, hay que entrar como sea. Tal es así que el Gury me propuso saltar un tapial para ingresar más rápido, pero nunca he sido muy hábil para treparme a ningún lado, así que esperamos que se calmen un poco los ánimos y logramos entrar al patinódromo recién en el segundo tema: “Cruz diablo”. Una vez adentro nos dimos un gran abrazo y nos dispusimos a disfrutar del concierto, dentro del patinódromo era una fiesta, nada que ver con lo que se vivía afuera.

En un momento estuvimos muy cerca del escenario, pudimos disfrutar ahí de mis temas favoritos: “Preso en mi cuidad” y “Motorpsico”.  El show duro 2 horas, y fue de los mejore que vi de Los Redondos.

Para el show del domingo no tenías entradas, pero no sé cómo nos enteramos que debido a los incidentes del día anterior, los que no pudieron entrar el sábado podía ir el domingo. Allá fuimos, ya quealgunos de nosotros tenías la entrada intacta del sábado. Entonces el domingo 20 de junio pudimos disfrutar del show todos juntos.

El domingo cuando nos levantamos y como era el día del padre, nos fuimos al centro de Santa Clara a buscar facturas para desayunar y un locutorio para cada uno llamar a vuestras casas para saludar a nuestros padres en su día. Lo loco es que 20 años después nuestros padres ya no están con nosotros…

Este fin de semana ha quedado guarda en mi memoria por 20 años y seguirá guardado ahí por siempre!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s