Domingo de misa negra | Dimmu Borgir en el Teatro Flores

A 7 años de la anterior visita, Dimmu Borgir regresó al país para presentar su mas reciente disco ‘Eonian’, el cual puso fin a un periodo de 8 años alejados del estudio. El siempre cómodo Teatro de Flores fue el elegido para acobijar a los noruegos, lugar que los hermanos Cavalera se habían encargado de tirar abajo el día anterior dejando la vara muy alta.

Una vez dentro los locales Morferus y Matan Sa hicieron lo suyo, aunque seguramente algún problema en la organización hizo que los sets de ambas bandas se vieran reducidos notablemente, una verdadera lástima.

Ya entrada la noche, y luego de una larga prueba de sonido, los noruegos irrumpen en escena encapuchados, toman sus puestos y dan comienzo a la velada con ‘The Unveiling’ y ‘Interdimensional Summit’, ambos extraídos del nuevo trabajo. Si bien el Teatro lejos estuvo de colmar su capacidad, los fans hicieron notar esos 7 años de espera con gritos, aplausos enormes y agites varios. La banda por su parte agradeció y se comunicó con su público lo justo y necesario.

El primer bombazo llegaría temprano de la mano de ‘Gateways’, ciertamente uno de los mas festejados de la noche, ‘Abrahadraba’ sobrevivió al paso de los años. Al momento, el sonido no se acomodaba y nunca se logró acomodar, aún así se sucendían ‘I am Sovereign’, mientras que las nuevas ‘Council of Wolves and Snakes’ y ‘Archaic Correspondence’ le daban paso al clásico ‘Puritania’, encargada de mandar a los noruegos a boxes.

Ante la demanda popular, la banda retoma el escenario para encarar la parte final del show. ‘Indoctrination’ le daría paso a las últimas dos bombas de la noche: ‘Progenies of the Great Apocalypse’ y la gran ‘Mourning Palace’ serían de lo mas festejado de la noche y fueron las encargadas de ponerle punto final a la noche.

Promediando la hora y diez minutos, los noruegos abandonan el escenario para no regresar. Un show que pecó de corto, un sonido que jamás se terminó de acomodar  y un setlist que dejó con ganas de escuchar alguna que otra gloria del pasado (Ignorar un disco como Stormblast es casi imperdonable) fue algo de los que nos dejó la vuelta de Dimmu Borgir al país. Ahora esperemos que no tarden tanto tiempo para la revancha.

01

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s