Morbo y Mambo, Amor en tiempos de cólera-Niceto 5/10/2018

En ciertas ocasiones, uno se lanza al vacío en busca de aquello que lo hace sentir vivo. Quizás, espera encontrarlo en grandes cosas, pero, la vida no es más que la suma de pequeños detalles, intensos momentos que nos envuelven el alma, y nos llevan a un estado que no es otra cosa sino la felicidad en sí misma. El amor está en esos detalles, en la música, en lo que genera una banda. En ir un viernes a Niceto y volver a encontrar a Morbo y Mambo, luego de su gira por Europa. En rodearse de gente que nunca vio en su vida, compartir una noche donde  afuera parece que se está yendo todo al tacho, y guardar en los recuerdos una noche inolvidable. Porque mientras podemos, elegimos soltar el alma y dejar que baile hasta que el sol aparezca.

Si, hace una semana exactamente, Niceto se llenaba de gente dispuesta a dejar todo lo malo atrás. Después de la medianoche, Pasado Verde, emanaba de la nada para copar entre el público con una música exquisita. Oriundos de Mendoza, convocaban de a poco más y más gente a sumarse. Con un elegante y enérgico rock alternativo, recorrieron sus mejores temas como “Flora”, “Moustro”, “Lo difícil es olvidar” (Fuego y Flora, 2016), y “Para vos” (Fuimos y seremos, 2012). Con un equilibrio perfecto de sonidos: entre hacerlo muy bien de una manera sencilla, un poco más de lo justo y necesario. Una banda que lentamente va ocupando su lugar en la escena porteña, con un público ya establecido, y un sello personal.

Tres de la mañana, a plena mitad de la madrugada. Mientras sonaba música electrónica en el ambiente, grupos de personas se animaban a soltarse, poco a poco, a través del ritmo con movimientos despojados. El ambiente había subido su temperatura, a medida que la gente seguía entrando y ocupando su lugar favorito. Antes que abrieran las cortinas, miré por detrás de mi hombro y literalmente no cabía ni un alfiler más, desde arriba hasta abajo, Niceto estaba lleno. Con esa gran convocatoria, esperando ansiosa a Morbo y Mambo, finalmente se hicieron presentes.

DSCN1641DSCN1676

Fue una hora explosiva, en la que en ningún momento la gente dejó de bailar, saltar, sacudirse ni de moverse. Es que MYM lo tiene todo, una excelente formación de grandes músicos, profesionalidad arriba del escenario, una apuesta seria en lo visual en cada fecha a la que se presentan, calidez y sencillez humana que sorprende, y sobre todas las cosas, la propuesta musical. Es una banda instrumental de afrodub stoner, que centra su formación en los instrumentos de viento. Las canciones varían en su complejidad, pero mantienen un sonido tan particular de la banda que es difícil no reconocerlos. Temas como “Panamá”, “Pomán” y “BS80” de su último disco (Muta, 2017), junto a los ya reconocidos “Kerosene” (Morbo y Mabo LP, 2011) y “442” (Boa, 2014), fueron recibidos por el público como en estallidos de ovación. Cada noche nueva en la que MYM sube al escenario a dejarlo todo,  más y más gente se suma a seguirlos, sobre todo en estos últimos dos años.

Esta es una de las bandas que suenan espectacular en un disco, pero que le explotan a uno la cabeza en vivo. Y esta fue una noche en la que no fue la excepción. “Al final he descubierto para mi regocijo que es la vida, y no la muerte, la que no tiene límites” (G.G. Márquez)

DSCN1680PicsArt_10-07-03.35.19PicsArt_10-07-04.17.34

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s