“El arte de matar” – Obituary en Uniclub – 21/11/2017

Por Martin Tula

Fotos: Sebas Michia

Desde el momento en que puse un pie en el Uniclub aquella noche de martes, supe de inmediato que seríamos testigos de una verdadera fiesta. El tráfico y sus complicaciones me hicieron llegar sobre la hora, así que con lo primero que me topé una vez dentro sería un Uniclub repleto, con muy poco espacio para moverse, augurando lo que se nos iba a venir.

Reyes la escena de Florida y pioneros del Death Metal, Obituary volvería al país a presentar su décimo disco titulado simplemente ‘Obituary’, casi como una declaración de principios.

Luego de unos minutos de prueba, se abre el telón y los muchachos salen a la cancha con ‘Redneck Stomp’, un instrumental que oficia excelentemente como puntapié inicial. El pogo no se hizo esperar, y al estar repleto el lugar, la ligamos todos de todos lados. Ni lerdos ni perezosos y casi sin respiro, la banda arremete con ‘Sentence Day’, de nuevo disco, que la da paso a las primeras bombas de la noche: ‘Chopped in half’ y ‘Turned inside out’, dos clásicos no sólo de la banda, sino más bien del género en si.

Las primeras impresiones fueron las mismas durante todo el show: un sonido fuerte y claro desde el arranque, un público totalmente entregado sediento de sangre, y una banda que respondía a la violencia con mas violencia. Lo que en la previa era tan sólo un pronóstico, se estaba volviendo real: Obituary estaba arrasando Buenos Aires.

Como para subirle aún mas la temperatura a la noche, ‘Find the arise’ dice presente desatando intensos pogos y repetidos stage diving (una constante a lo largo del show).

La matanza seguía, la banda estaba prendida fuego, se los notaba muy contentos sobre todo con la nueva Quilmes (tranqui muchachos, no hacía falta) y amagaban a despedirse con otro bombazo: ‘Dont Care’. Ante los cánticos del públicos la banda por supuesto que regresa y nos regalan dos mas, primero ‘Turned to stone’ del nuevo disco, para luego cerrar la noche a puro desmadre con ‘Slowly we rot’, enorme clásico del 89 cuando recién el Death Metal estaba dando sus primeros pasos.

La leyenda volvió al país para dar cátedra de metal extremo y demostrar que no hace falta tener guitarras de mil cuerda ni tocar a la velocidad de la luz, hace falta tener algo que hoy escasea: Oficio.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s