Octafonic en Vorterix-19 de agosto de 2016

Cronista: Gustavo Franco/Fotos Elias Mendez

Una banda repleta de músicos con inmensa trayectoria que mezcla elementos del Jazz con Rock electrónico y una locura inmensa. Octafonic, el octeto encabezado por Nicolás Sorín, presentaba su segundo disco Mini Buda en Vorterix, escenario ideal para la banda.


Las puertas abrieron temprano, permitiendo que la gente vaya llegando y ansiosamente espere a la banda mientras disfrutaba del ambiente del Vorterix, tomando algo y charlando entre amigos.

Para las nueve y media el lugar estaba casi lleno, no pasaron más de 15 minutos y apareció Sorín en el escenario, lo que despertó la alegría de un público que se lo hizo saber.


Con la llegada de Sorín se fue sumando la banda, y empezaron con Welcome To Life, primera canción de su nuevo disco.

Siguieron con Mistifying, de su anterior disco Monster y pusieron a la gente a bailar un poco. Siguieron con God. A su término, Sorín saludó y habló un poco al público.

Empezaron con Plastic y el Vorterix se convirtió en plena fiesta, gente saltando y cantando a la par de la música Octafónica. Después del inmenso festejo, bajaron un poco la intensidad y largaron Love.


A segundos de terminar, se empieza a escuchar un mantra, haciendo entrar al público en un trance. Arrancaba Mini Buda y el público volvía a la fiesta, saltando y cantando. Más bien, la fiesta nunca se había ido.

Entre la locura de la gente, Sorín se tomó un momento para hablar y presentar a dos de los músicos de Octafonic, Hernán Rúpolo en guitarra y Cirilo Fernández en bajo, aplauso inminente del público a ambos músicos.

Sin que termine el aplauso, se escucha el bajo de Cirilo arrancando Wheels, continuando con la noche movida. Lo terminaron para dejar a Rúpolo solo en el escenario, con la luz enfocada hacia él, desplegando toda su magia en la guitarra.
octafonic-eliasmendez-vorterix3coctafonic-eliasmendez-vorterix3boctafonic-eliasmendez-vorterix3octafonic-eliasmendez-vorterix2c

Luego de su improvisación empezaron con Nana. ¿Recuerdan el término fiesta? bueno, esta canción literalmente es una fiesta.

Bajando un poco la intensidad, y yendo a una musicalidad mucho más melancólica, empezaron con Tv. “Bueno, voy a presentar a la banda” dijo Nicolás Sorín a su término.

Así, fue presentando a la banda, que estaba compuesta por Juan Manuel Alfaro en Saxo Alto, Leonardo Paganini en Saxo Tenor, Francisco Huici en Saxo Barítono, Ezequiel “Chino” Piazza en Batería, Mariano “Tano” Bonadio en Percusión, Drumpad y Coros, Leo Costa en Sintetizadores y anteriormente presentados, Hernán Rúpolo en Guitarra y Cirilo Fernández en Bajo. Bonadio se encargó de presentar a Nicolás Sorín, Voz, Teclados y la cabeza de esta locura Octafónica.

Volvimos a la pista de baile. Empezó Monster, tema homónimo de su anterior disco, despertando de vuelta esa sensación de fiesta en el aire. El baile y el pogo de parte del público fue algo inminente. En medio de la canción, la cortaron un poco y Ezequiel “Chino” Piazza tuvo su gran momento al igual que Rúpolo y empezó a hacer un increíble solo de batería, acompañado de mucho aliento y agite de parte del público. Al término de la canción, se escuchó de parte del público “Olé olé olé, chino, chino”

Lo siguió I’m sorry, con un matiz mucho más calmo, pero con un público que no estuvo calmo jamás. Al finalizar, Sorín habló y abrió paso a una improvisación de los vientos. Así, Paganini, Huici y Alfaro, generaron un momento mucho más tranquilo, jazzero y ameno para ir alivianando tanta energía.

Siguieron Sativa, y Over, este último siendo un tema que particularmente me fascina por su incremento de lo más suave hasta el preciso momento de querer romper todo.


“Bueno, este es el último tema” dijo Sorín, pero un no inminente apareció. Claro, nadie quería que termine la fiesta.

“Gracias por venir” finaliza Sorín, y luego del aplauso que lo acompaño, comienza Slow Down. Aparece Lula Bertoldi de invitada en el final del tema, donde despliega un grito que vuelve loco a este Vorterix ya explosivo. Al finalizar el tema, aparece el amor en el escenario, Sorín le da un beso a Lula y el público se emociona. Ya había terminado el show o eso pensábamos…

La gente quería más, y lo hacía saber. Entre idas y venidas, vuelve Sorín y empieza a tocar That’s Ok donde se va sumando la banda. Al finalizar empiezan con What?, momento cúlmine, explota el Vorterix.

Ya realmente finalizado el show, la banda feliz se despide, se tiran púas, palillos y se reparten dibujos sobre la canción Nana con el dibujo de una banana.

Un show fantástico. Vorterix a mi gusto es uno de los mejores escenarios que tiene la escena local, y fue un escenario perfecto para una banda como Octafonic. La imagen visual que llevaron con la indumentaria, vistiéndose casi como una secta al principio y formal luego, fue fantástico para dar matices distintos en cada momento.
El manejo de las luces fue maravilloso y el sonido también. La palabra fiesta se repitió mucho acá, y es porque sinceramente, fue una fiesta. Algo que me fascinó es que en todo momento del show hubo mucha reciprocidad e interacción de la banda con el público, como por ejemplo, escuchar gritos diciendo “Una de Metallica!” y que Rúpolo empiece la introducción de Seek And Destroy (Canción de Metallica) y amague o cantos a Sorín en los que Bonadio se copaba, entre otras tantas.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s