El ROCANROL QUE ILUSIONA – Pier en La Trastienda – 24/09/15-

Con 20 años de carrera, 10 discos editados, Pier se expresa con un lenguaje sincero, sensible y a la vez profundo. Es una música para poder degustar y disfrutar. Las presentaciones en vivo del grupo se caracterizan por tener un alto shock de emotividad. Y el show en La Trastienda, no fue la excepción. La entrega es uno de los atributos a destacar. El público se identifica plenamente con las canciones, coreándolas y haciéndose partícipes directos de esta pasión que viene marcando una tendencia. La música es, sin duda alguna, el idioma universal y el medio de comunicación más transparente y genuina.

PIER-15

De a poco La Trastienda se fue llenando, teniendo en cuenta que era un día jueves, hasta quedar totalmente completo. Se pudo ver en el lugar un público de distintas edades, mucho padre con hijo, y muchas chicas rockeras también, todos a la expectativa de que se corra el telón y que Pier, haga lo que mejor sabe hacer; rocanrol!
Apenas aparecieron en escena, como un mazazo en la cabeza, arrancaron con: “La última risa”, “La gorra de Carmelo” y “Camino a la ruina”.
“Muy buenas noches, está bueno volver a La Trastienda”, vamos a hacer algunas canciones que hace mucho no hacemos”, saludo el cantante Ramiro Cerezo.
Y ahí no más, sin respiro,  sonaron “El farsante” y “La receta”, la gente ya estaba muy arriba, por eso empezaron con los primeros cantos alentando a la banda.
“Me dejaste culo al norte…” Canta Ramiro, seguro que más de uno se acordó de alguna ex que lo dejo de esa forma en: “Herido y coleando”. El otro Cerezo, Eugenio, en la batería le da duro al bombo en el comienzo de “Pulposa satisfacción”, tema que es coreados por todos; y Ramiro agradece a su público afirmando: “Cantan mucho mejor que nosotros, así es más fácil”.
“Los pibes atentos” arrancan con el clásico cantito: “Dale Pier, dale Pier, te vinimos a ver… alucinados, como la primera vez…”, que la banda acompaña poniéndole música, para que ese momento sea más emotivo aún.
“Brindaremos” (nombre del último disco editados en 2014) también dijo presente, al igual que “Sacrificio y rock and roll”,  tema que Ramiro se lo dedico especialmente a dos jugadores de River Plate que se encontraban en la sala: Javier Saviola y Leonardo Pisculichi, este último ídolo de su hijo.
La noche seguía y el rocanrol no paraba de sonar, y muy bien por cierto. Pier hizo que vuelva a tener ese sentimiento que solía poseer de más chico al ir a un recital, que era el soñar con ser músico, y que la gente coree mis temas, y al ver a Pier en vivo, de nuevo me vino a la mente esa emoción.
Terrible momento se vivió cuando la gente coreaba la intro de “El fervor de los sueños”, instante en que Agustín Cerezo pudo lucirse (como lo hizo toda la noche) con su guitarra.
Un tridente de canciones llegó promediando en concierto, a esta altura el público ya estaba más que encendido, no paraba de agitar, y cantar cada una de las canciones con el corazón: “En la lucha”, “No puedo dejarla” y el clásico “El ritual de los pibes atentos”.
“¿Como suplicarle que ya no quiero ser?, una mascota adiestrada a su merced” canta Ramiro en “Dardos de fuego”, del último disco;  y se la dedicó a una amiga que prefirió no decir quién era…
Apenas sonaron los acordes de “La ilusión que me condena”, el cantante apuntó su micrófono hacia la gente que prácticamente cantó el tema entero. Los muchachos de la barra también bailaban entre ellos y cantaba esta gran canción!
“Mar de sangre”, “Beso amargo”, “Al filo del peligro” y el temazo “Jaque mate” también dijeron presentes en una noche poblada de rocanroles, que te pegaban fuerte en la cabeza, pasaban por tu corazón, recordándote situaciones vividas, y terminaban en tus pies haciéndote bailar con alguna de las tantas chicas en musculosas que había en La Trastienda.
La noche del jueves llegaba al final, afuera llovía y hacía frío, pero adentro había mucho calor humano. Pier reservó para el cierre del concierto: “El narigón del barranco”, “Puñalada certera” y “Comodín”, así abandoné La Trastienda, caminando por la calle Balcarse, rumbo a la Plaza de Mayo, mientras la lluvia me mojaba, pero no me importaba porque estaba empapado del buen rocanrol que acababa de desplegar Pier en vivo.
PIER-15 PIER-14 PIER-13 PIER-12 PIER-11 PIER-10 PIER-9 PIER-8 PIER-7 PIER-6 PIER-5 PIER-4 PIER-3 PIER-2 PIER-1

CRONICA: RODRIGO GARCIA

FOTOS: VALE PANTAROTTO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s